• :

Peregrinación en el signo de S. Conrado de Piacenza, penitente franciscano

Con motivo del quinto aniversario de la beatificación de Conrado de Piacenza, ermitaño de la Tercera Orden de San Francisco de Asís, los fieles de la ciudad y la diócesis de Noto (SR), el sábado 13 de febrero efectuaron una peregrinación a Roma, a la basílica de los Santos Cosme y Damián, en donde están representados dos iconos antiguos de San Conrado.

Por la tarde, los peregrinos se trasladaron a la Iglesia de Santa María Odighitria, de los sicilianos, en Vía del Tritone para inaugurar un gran lienzo que representa a San Conrado ermitaño.

El gran contingente de devotos netinos fue dirigido por el obispo de Noto, S. E. Mons. Antonio Stagliano y el alcalde de la ciudad, Dr. Conrado Bonfanti. Estuvieron presentes el Dr. Salvatore Maiore, organizador; Don Ignazio Petriglieri, vicario episcopal para la cultura; y los dos presidentes de los Portadores de S. Conrado y de los “Cilii”. Para empezar, un momento de oración en el espíritu del “Jubileo de la misericordia”.

Los peregrinos fueron recibidos en la Basílica de los Santos Cosme y Damián por el Rvdmo. Ministro General de la Tercera Orden Regular de San Francisco, P. Nicolás Polichnowski, mientras que el P. Lino Temperini presentó la iluminación histórico-artística del conjunto arquitectónico de los Santos Cosme y Damián, instaurado en la “Bibliotheca Pacis” de 73-74 d.C.

El Obispo Mons. Stagliano y el Alcalde Dr. Bonfanti dirigieron palabras alusivas al evento a los presentes y agradecieron a los hermanos de la Tercera Orden Regular que ofician, desde hace más de cinco siglos, en la insigne basílica, conservada óptimamente.

Al final se llevó a cabo el intercambio de recuerdos relacionados con la Basílica de los Ss. Cosme y Damián y la ciudad de Noto. El P. Nicholas, Ministro general, ofreció algunos estudios sobre la Orden y la Basílica. El obispo Mons. Stagliano donó un volumen grande y lustroso, redactado por él mismo, sobre la “Catedral de Noto”, restaurada después del terremoto de 1996. Un volumen espléndido por las fotografías bellísimas, el texto claro y vivaz, y una óptima encuadernación.

El canto festivo del himno oficial de San Conrado, apoyado por el órgano, concluyó la visita de los peregrinos a la gloriosa Basílica, rica en historia y mensajes espirituales.

X